Posteado por: Pedro | 24/01/2007

Cerro de las minas, arqueología de la Mixteca Baja

MTI /Sensación Estereo/Adriana Ramos/Fernando Díaz.


PieFoto1

Las Minas

1987, fue cuando Marcus Winter y su equipo de trabajo conformado por más de 200 hombres, entre ciudadanos, arqueólogos investigadores y demás especialistas, comenzaron a explorar la zona.

Huajuapan de León, 23 de enero.- Cuando el investigador del INAH Marcus Winter visitó por primera vez una zona arqueológica oaxaqueña, el Cerro de las Minas, nunca imaginó que dirigiría años después las exploraciones en ese lugar.

21 años después regreso a Huajuapan por indicaciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia en Oaxaca, luego de que el Secretario de Cultura Juan Arturo López Ramos promoviera ante el gobernador de ese entonces Eladio Ramírez López los recursos para dar inicio a la exploración del sitio arqueológico de la Mixteca Baja en el año de 1987.

Antes de Marcus Winter el lugar ya había sido explorado eventualmente, en la segunda edición su libro Cerro de las Minas, Arqueología de la Mixteca, cita al explorador Guillermo Dupaix en 1806, quien ilustro una piedra grabada que encontró a 5 km de Huajuapan, lo que podría indicar una relación política con Tequixtepec, o talvez alguna alianza o conquistas. También al arqueólogo John Padock en 1960, quien obtuvo unas nas de cerámica y otros artefactos en el Cerro de las Minas, objetos en los que reconoció un estilo regional distintivo.

En su libro Marcus Winter comenta que Paddock caracterizo 5 rasgos de la cultura nuine, una versión local de la cerámica anaranjado delgado que se encuentra en Teotihuacan, ollitas con asas y con bordes volteados y decorados, cabecitas colosales humanas hechas con cerámica, un estilo distinto de urna y un sistema de grifos, lo que confirmo con una excavación de rescate de la tumba 1 en 1968, en la ladera norte del cerro de las minas, la tumba contuvo cuatro lapidas grabadas y varias vasijas de cerámica.

En 1980 del departamento de Salvamento Arqueológico del INAH, Hebert Montano y Gilberto Ramírez exploraron varias áreas residenciales prehispánicas en la ladera oeste, las cuales debido a la población que ya comenzaban a destruirse, entre los hallazgos se encuentra la tumba 3, la cual ya había sido saqueada, pero aun contenía fragmentos de una urna y una piedra grabada. Y años más tarde, en 1987, fue cuando Marcus Winter y su equipo de trabajo conformado por más de 200 hombres, entre ciudadanos, arqueólogos investigadores y demás especialistas, comenzaron a explorar la zona, en la que a lo largo de 6 años encontraron diferentes manifestaciones de la cultura nuine.

En el núcleo de la ciudad encontraron el espacio destinado al juego de pelota, la plaza para el mercado, los basamentos de templos y el palacio con la tumba 5 que contenía el resto de 3 cuerpos humanos, que probablemente pertenecen al rey y su familia.

En total encontraron 9 tumbas, de las cuales algunas ya habían sido saqueadas, pero en otras aun encontraron restos humanos, vasijas, y en las paredes de las tumbas algunos grabados, que al parecer correspondían al nombre del difunto, además de más de 100 entierros sencillos.

A pesar de esos 6 años de exploración, en la zona un hay mucho que descubrir, comento Marcus Winter.

Las fotos fueron tomadas de http://www.mixtecadigital.com

Fuente: AlianzaTex

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 926 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: