Posteado por: Rosa Ferrer | 29/06/2009

Recta final para la recuperación del Teatro de Clunia

MAR GONZÁLEZ | BURGOS
Lunes, 29-06-09
Los romanos construyeron la ciudad de Clunia Sulpicia en el siglo primero después de Cristo y allí ubicaron uno de los teatros de mayor aforo en la época con capacidad para 11.000 espectadores. Dos mil años después, los trabajos arqueológicos han permitido su recuperación que podría estar concluida en 2010. La Diputación de Burgos ha comenzado a agilizar los trámites de licitación de las obras de la última fase de Clunia presupuestada en 871.000 euros y que se financiará con cargo al 1% Cultural. A falta de la firma del convenio, la institución provincial espera tener todo listo para poder ejecutar las obras cuanto antes. El proyecto de ejecución incluye trabajos en el graderío, las entradas y salidas del teatro y la mejora del acceso a todo el recinto para poder adaptarlo a la Ley de Espectáculos Públicos. El objetivo es poder realizar una programación escénica estable en el Teatro Romano de Clunia.
Las investigaciones constatan que el anfiteatro fue utilizado hasta el siglo XVI y a partir de ahí se produjeron diversos saqueos hasta el siglo XX, cuando se inicia su recuperación. Los muros del teatro romano más grande que puede visitarse en España han visto pasar a actores, gladiadores o toros, y en la actualidad la Diputación de Burgos espera mantener su uso cultural, además del turístico.

Por eso, junto a los trabajos de excavación, la institución provincial ha venido organizando en Clunia representaciones de teatro clásico dirigidas a escolares, actuaciones musicales como la de Julio Iglesias que sirvió para reinaugurar este espacio cultural donde en los últimos años su Festival de Verano se ha consolidado en la programación estival e la provincia.

En su séptima edición, y con motivo de las obras previstas en el anfiteatro, este festival se celebrará este año en la localidad de Peñaranda de Duero, próxima a los yacimientos de la ciudad romana. La intención de la institución provincial es poder volver a Clunia el próximo verano.

Fuente: ABC

Cuando en 1988 un grupo de arqueólogos comenzaron a excavar en pleno casco antiguo de Cartagena, ninguno de ellos podían imaginar lo que tenían bajo sus pies. Era el Teatro Romano, lo que con el tiempo se convirtió en uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de la última centuria en España y uno de los ejemplos más representativos de la arquitectura clásica y del arte hispanoromano de Europa.

La Fundación Cajamurcia ha recopilado los veinte años de trabajo de este grupo de arqueólogos en un libro titulado Teatro Romano de Cartagena. En él se resumen las diferentes campañas de excavación, los restos arqueológicos hallados, el proyecto museográfico y la importancia que ha tenido el conjunto sobre la ciudad.

El libro contiene más de cien fotografías de Nicolas Randall, planos de Rafael Moneo sobre el Museo y textos del director de las excavaciones, Sebastián Ramallo. Con prólogo del presidente de la Caja de Ahorros de Murcia y su Fundación, Carlos Egea Krauel, la obras se divide en cinco capítulos. En el primero de ellos, el autor contextualiza el Teatro Romano en la ciudad de Cartagena y su influencia en el turismo.

Altares y capiteles

En el segundo capítulo Rafael Moneo explica su proyecto a través de planos del edificio museográfico y en el tercero la funcionalidad de esta construcción. En el cuarto hace un recorrido por los elementos arquitectónicos más representativos de cada uno de los periodos excavados, como altares, capiteles o placas epigráficas. En el último expone los elementos arquitectónicos excavados y los criterios seguidos para su restauración.

Los trabajos de excavación aún no han acabado. La segunda fase podría comenzar el próximo año y en ella los arqueólogos tienen previsto sacar a la luz el pórtico posterior del teatro, situado junto a la calle Cuatro Santos, cuya excavación completará el recorrido por el monumento a través de las pasarelas diseñadas por Rafael Moneo en el edificio Tragaluz.

Fuente: La Verdad

The discovery of a remarkably well-preserved monumental temple in Turkey — thought to be constructed during the time of King Solomon in the 10th/9th-centuries BC — sheds light on the so-called Dark Age.

Uncovered by the University of Toronto’s Tayinat Archaeological Project (TAP) in the summer of 2008, the discovery casts doubt upon the traditional view that the transition from the Late Bronze Age to the Early Iron Age was violent, sudden and culturally disruptive.

Ancient sources — such as the Homeric epics and the Hebrew Bible — depict an era of widespread famine, ethnic conflict and population movement, most famously including the migrations of the Sea Peoples (or biblical Philistines) and the Israelites. This is thought to have precipitated a prolonged Dark Age marked by cultural decline and ethnic strife during the early centuries of the Iron Age. But recent discoveries — including the Tayinat excavations — have revealed that some ruling dynasties survived the collapse of the great Bronze Age powers.

“Our ongoing excavations have not only begun to uncover extensive remains from this Dark Age, but the emerging archaeological picture suggests that during this period Tayinat was the capital of a powerful kingdom, the ‘Land of Palastin’,” says Timothy Harrison, professor of Near Eastern Archaeology at the University of Toronto and the director of the project. “Intriguingly, the early Iron Age settlement at Tayinat shows evidence of strong cultural connections, if not the direct presence of foreign settlers, from the Aegean world, the traditional homeland of the Sea Peoples.”

Excavations uncovered the temple’s southern approach, which once faced a broad stone-paved courtyard, and consisted of a monumental staircase and porticoed-entrance, supported by a large, ornately carved basalt column base.

In addition, fragments of monumental stelae — stone slabs created for religious or other commemorative purposes — carved in Luwian (an extinct language once spoken in what is now Turkey) hieroglyphic script, were found. They are thought to have once stood on stone platforms in the courtyard.

“The building’s central room was burned in an intense fire. It was filled with heavily charred brick and wood, as well as a substantial quantity of bronze metal, including riveted pieces and carved ivory fragments — clearly the remains of furniture or wall fixings. Fragments of gold and silver foil were also found along with the carved eye inlay from a human figure,” added Harrison.

The temple’s inner sanctuary — also know as its ‘holy of holies’ — will be the focus of the 2009 field season which begins on July 1.

TAP is an international project, involving researchers from a dozen countries, and more than 20 universities and research institutes. It also provides research opportunities and training for both graduate and undergraduate students. The project is funded by the Social Sciences and Humanities Research Council and the Institute for Aegean Prehistory (INSTAP), and receives support from the University of Toronto.

Posteado por: Rosa Ferrer | 24/06/2009

Lugo tenía autopista hace 2.000 años

Los augures confirmaron alrededor del año 15 antes de Cristo que la planicie en la que se asentaba el campamento era propicia para construir la ciudad de Lucus Augusti bajo la supervisión de Paulo Fabio Máximo. Para fundarla, la tradición exigía que se marcase su perímetro con un arado de bronce tirado por una ternera y un toro blancos; y el surco se interrumpía allí donde se situarían las puertas de la ciudad. Con el tiempo, por esas puertas entrarían en Lucus las principales vías del Noroeste peninsular, cuya equivalencia en el mundo actual habría que buscar en las autopistas.

Lucus Augusti llegó a contar con calzadas que la enlazaban directamente con las otras dos capitales administrativas del finisterre romano —Bracara (Braga) y Asturica (Astorga)—, además de con otros enclaves importantes, como Brigantium (A Coruña), Dactonium (Ferreira de Pantón) o Lucus Asturum (Lugo de Llanera, en Asturias). Igual que ahora hay mapas de carreteras, entonces se  contaba con el Itinerario de Antonino (s.III d.C.), en el que Lucus aparece vinculado a la vías XIX y XX. Han aparecido también abundantes miliarios que indicaban la distancia a Lucus en millas.

Ciudad

La relevancia viaria de Lucus Augusti se desarrolla de modo paralelo al crecimiento de la ciudad. A partir de la fundación, los ingenieros romanos marcan los principales ejes de la ciudad (el decumano y el cardo) y trazan su distribución, con un foro de unos 18.000 metros cuadrados en el que se sitúa el centro administrativo, jurídico, religioso, comercial e incluso lúdico. Un agrupamiento de poderes no muy distinto del que hoy se observa en la Praza Maior, aunque geográficamente este espacio no coincide con el foro, que estaría situado entre la Rúa da Raíña, Rúa do Progreso, Santo Domingo y Campo Castelo, en la zona más elevada de la ciudad.

La ingeniería romana no dejó nada al azar. Los barrios industriales, donde se trabajaba con  hornos alfareros, se colocaron al norte, para que los vientos del oeste alejaran el humo de la urbe. También en esta zona, pero fuera de la ciudad, se situó el cementerio. Al oeste del foro, la zona residencial y en lo que hoy es Clérigos, el barrio menos favorecido.
Los manantiales del Castiñeiro, en los que hasta hace poco se surtían los vecinos, sirvieron agua a la ciudad a través de un acueducto que la conducía hasta el propio centro. Las calles, diseñadas en una retícula, estaban pavimentadas con piedras de río, tenían aceras, muchas de ellas bajo pórtico para resguardar a los viandantes del frío y del calor, y bajo ellas, se extendía un sistema de alcantarillado. En el siglo IV d.C. llegaría a haber incluso colectores abovedados bajo los ejes de las vías.

Piscina y calefacción

Las excavaciones arqueológicas han sacado a la luz amplias casas individuales que nada tendrían que envidiar a las actuales mansiones, con piscina climatizada y calefacción, grandes mosaicos y espaciosas estancias. Las ‘domus’ y sus termas privadas se calefactaban con un sistema denominado ‘hypocaustum’, una cámara bajo el suelo de las habitaciones por la que se distribuye el aire caliente procedente de un hogar.

Restos de este tipo de mansiones son las conocidas como Casa de los Océanos, en la Rúa Doutor Castro; la casa del mosaico de Dédalo y Pasifae (Rúa Armanyá) o la casa de la ínsula de Santo Domingo (Praza de Santo Domingo). Este tipo de residencias se ordenaba normalmente alrededor de un atrio o patio porticado, al que se abrían las estancias más importantes: comedor, dormitorios, salas de servicio y recepción, y cocina. Las más ricas tenían un pequeño jardín en la parte posterior y termas privadas.

Los lucenses más humildes debían conformarse con habitáculos más pobres, a veces individuales, a veces en bloques de viviendas que podían distribuirse en uno o más pisos, con locales comerciales y artesanales en la planta baja. Poco se ha descubierto de este tipo de casas. El hallazgo más importante tuvo lugar en Armanyá y Clérigos, con indicios de la existencia de al menos un piso alto.

La fisonomía de la ciudad cambió profundamente entre los siglos III y IV. Los pueblos bárbaros amenazan las fronteras de Roma y como defensa, se construye la muralla, que se ajusta a la orografía del terreno y, por lo tanto deja fuera una zona del sur e incluye, en el norte, el terreno que ocupaba el cementerio. El baluarte tenía 85 torres y cuatro o cinco puertas que coincidían con la vías de entrada. Los recios muros no evitaron, sin embargo, que en el 460 los suevos quemasen la ciudad.

Fuente: El Progreso

Posteado por: Rosa Ferrer | 24/06/2009

Un santuario celtíbero en la comarca de Calatayud

Estudios combinados de arqueología y astronomía revelan que una plataforma de grandes piedras encontrada en el yacimiento de Segeda (Mara, Zaragoza) servía para celebrar ceremonias rituales en el solsticio de verano hace 2.200 años.


MARIANO GARCÍA. Zaragoza

Si Panorámix cortaba el múerdago con una hoz de oro en el solsticio de verano no era por casualidad. Todo el mundo celta rendía culto al sol y a los solsticios. También en la Península Ibérica los celtíberos tuvieron ritos en torno a la cosecha, las estaciones y los días más corto y largo del año. Pero hasta ahora apenas se sabía nada de si tuvieron templos o santuarios en los que celebraban algún tipo de ceremonia.
El yacimiento de Segeda, entre Mara y Belmonte de Gracián, en la comarca de Calatayud, puede arrojar a partir de ahora una luz importantísima sobre este aspecto de nuestro pasado. El equipo de investigación que trabaja en el enclave, combinando disciplinas aparentemente tan alejadas como la arquelogía y la astronomía, acaba de llegar a la conclusión de que una plataforma monumental de piedra encontrada hace unos años en el yacimiento se trata en realidad de un santuario celtíbero. Un santuario en el que se celebraba alguna ceremonia ritual en el solsticio de verano. “Es el primer santuario construido por los celtíberos que se descubre en la Península Ibérica –señala Francisco Burillo, director del equipo de investigación, que presentó ayer los resultados-, porque el único que se conocía hasta ahora, el de Peñalba de Villastar, es natural”.
¿Ficción o realidad? Para Gabriel Sopeña, especialista en los celtíberos, su religión y ritos funerarios, el hallazgo “resulta muy plausible. Los investigadores siempre somos cautos, y lógicamente hay que realizar más estudios y comprobaciones. Pero a nadie le puede extrañar que en Segeda se hiciera algún tipo de fiesta o ceremonia en el solsticio de verano”.
“Los celtíberos contaban el tiempo por noches, y no por días, pero eso no significa que no veneraran al sol –añade Sopeña, que no forma parte del equipo-. Tenían una fiesta muy importante, la de la cosecha, Lugnasadh, consagrada a un dios que se adoraba en todo el ámbito céltico, desde Irlanda a Peñalba de Villastar, el dios Lug. Sabemos que para ellos los solsticios y equinoccios eran muy importantes, y que tenían ritos y celebraciones para esas fechas”.
Así pues, Segeda puede pasar a la historia como el primer sitio donde se descubre un santuario construido por los celtíberos. Pero, ¿cómo se ha llegado a un hallazgo de tal envergadura?
Todo comenzó en 2003, cuando el equipo de arqueólogos que trabaja en el yacimiento de Segeda dio con unos vestigios que enseguida llamaron su atención. Se había solicitado un cambio de cultivo en uno de los campos y, aunque se encontraba fuera del recinto de la ciudad, decidieron realizar unas catas para ver qué había debajo. Encontraron un basamento de casi cuatro metros de anchura y pensaron que se habían topado con los restos de un fortín o construcción defensiva.
En 2004 se realizó una excavación y los resultados empezaron a ser intrigantes. Dos muros de grandes dimensiones, con una longitud conservada de 10 y 16,6 metros respectivamente, y solo dos hiladas de altura; construidos con grandes sillares de yeso, algunos de más de 500 kilos de peso. El ángulo de unión de esos muros no era recto, sino de 130 º, algo verdaderamente inusual; y, además, el espacio entre ambos muros estaba relleno con una plataforma continua de losas de yeso y caliza. Muros y enlosados fueron nivelados y cubiertos, a su vez, por una plataforma de adobes de 32 por 64 centímetros.
¿Qué sentido tenía una plataforma de 300 metros cuadrados de superficie, elevada, monumental, de planta irregular y fuera de la ciudad? Los investigadores se lanzaron a buscar paralelos y no encontraron nada igual en toda Europa Occidental. Así que concluyeron que se trataba de una construcción de carácter social, religioso o conmemorativo, sin más, y continuaron los trabajos.
Fue Martín Almagro Gorbea, que había estudiado el aljibe monumental de Bibract (Francia) y su relación con el paisaje y la astronomía, quien alertó de la necesidad de realizar un estudio arqueoastronómico. Así que el equipo de investigación contactó con Manuel Pérez Gutiérrez, profesor de Astronomía, Geodesia y Cartografía de la Universidad de Salamanca, que se desplazó a finales de abril pasado al yacimiento a tomar todo tipo de fotografías y mediciones.
Pérez vio que la bisectriz del ángulo de 130 º se alineaba con el cerro de la Atalaya, un hito destacado del paisaje. Y buscó más. Con la ayuda de varios programas informáticos reconstruyó la situación astronómica del cielo en el año 200 antes de Cristo, fecha aproximada de construcción de la plataforma, y vio que la bisectriz no solo apuntaba al cerro de la Atalaya, sino que también marcaba el solsticio de verano, el día más largo del año, que en el 200 a. de C. era el 26 de junio.
Visto así, todo parecía muy bonito, pero hacía falta la comprobación. Así que el pasado domingo (21 de junio, solsticio de verano actual) el equipo de investigación de Segeda se fue a última hora de la tarde al yacimiento. “Cuando llegamos se me cayó un poco el alma a los pies –recuerda ahora Francisco Burillo-. El sol estaba bastante alejado de la alineación”. Pero poco a poco fue acercándose hasta que, a las 21,20 el sol se colocó encima de la cumbre del cerro de la Atalaya y, en cuatro o cinco minutos, desapareció. “Fue algo impresionante, un momento mágico”. Mariano García.

Fuente: El Heraldo de Aragón

Durante los trabajos de limpieza de la acequia de las traseras del Molino del Lugar de Adra, reanudado recientemente por el consistorio abderitano con el permiso de la delegación de Cultura de la Junta, han arrojado a la luz un importante hallazgo en materia arqueológica. Se trata de varios restos que, según el equipo de arqueólogos que supervisaba esta operación de limpieza, datan de la época fenicia y romana.

En concreto, se ha descubierto un sillar del siglo V que, según los primeros estudios, podría pertenecer a la muralla fenicia que rodeaba el Cerro de Montecristo, ya que estas traseras se encuentran cerca de dicho cerro. De otra parte, se han encontrado tres piletas de salazón que, a falta de proseguir con las excavaciones, podrían fecharse entre el siglo II a.c al IV d.c. Por último, las tareas de limpieza han sacado a la luz un horno romano, cuyos orígenes aún no han podido determinarse, ya que éste tiene que ser sometido a una investigación más específica.

La alcaldesa de Adra, Carmen Crespo Díaz, ha visitado la zona junto a la concejala de Empleo y adjunta a Obras Públicas, Carmen Belén López Zapata. Allí ha podido hablar con el equipo de arqueólogos que dirige los trabajos de limpieza y que han definido este hallazgo. Un equipo de arqueólogos que pertenecen a la Universidad de Almería y que ya han adoptado las medidas protectoras específicas para evitar que este hallazgo pueda deteriorarse o expoliado.

El descubrimiento de estos restos arqueológicos, que ahora serán sometidos a distintos estudios para datar y catalogar los mismos, ha sido posible gracias a los trabajados de limpieza que el Ayuntamiento de Adra ha reanudado estos días pasados en la acequia y las traseras del Molino del Lugar.

Recordar que la tarea de limpieza había sido demandada por los vecinos de esta zona de la ciudad, quienes sufrían a menudo inundaciones en garajes y viviendas por la acumulación de tierras y especies silvestres que impedían al agua transcurrir. De ahí que, desde el consistorio se iniciará las mismas en estas fechas para finalizarlas antes de que comiencen las lluvias. La tarea de limpieza conllevaba también el desbroce de especies silvestres comunes que han sido las que han permitido el hallazgo de los restos arqueológicos.

Fuente: Portalmería.com

Posteado por: Rosa Ferrer | 22/06/2009

Episodios de Málaga en 3D

Desde Archidona, Producciones Bosco trabaja en la recreación virtual de yacimientos y monumentos como el Teatro Romano de Málaga o los dólmenes de Antequera.

El relato histórico está condicionado por el rigor, la seriedad documental y, hoy más que nunca, por su capacidad de difusión. En ello juega un papel primordial la imagen en movimiento. En su propósito de acercar sus episodios de forma amena y entretenida colaboran empresas como Bosco Producciones. Desde Archidona, Alberto Luque y su equipo trabajan desde hace nueve años en la recreación virtual de yacimientos arqueológicos y monumentos andaluces. Concretamente, estos días preparan la animación en 3D del Teatro Romano, con vistas a integrarlo en el contenido expositivo del futuro Centro de Interpretación, que prevé su inauguración el próximo otoño.

El proyecto, que se encuentra ahora en la primera fase de producción, pretende contar a modo de documental (de unos ocho minutos de duración) cómo funcionaba el coliseo en su época de máximo esplendor, es decir, durante la etapa flavia, en el siglo I d.C. Las imágenes reflejan su arquitectura, monumentalidad, los materiales empleados, la disposición de las gradas “y cómo cada clase social ocupaba su lugar físico en el teatro”, explica Luque. Así en los niveles más bajos del graderío se sentaba la clase dominante, “los que podían dirigir la ciudad”, como una forma más de ostentación, “desde allí les veía el resto del público”, comenta el responsable de Producciones Bosco. En este empeño propagandístico colaboraba también la instalación de columnas y estatuas con inscripciones donde quedaba constancia de quien y cómo donaba al coliseo esos elementos ornamentales.

A medida que se iba ascendiendo en los asientos el status de sus ocupantes descendía hasta llegar a la parte más alta “reservada para los esclavos y las mujeres”, detalla Luque. El audiovisual que ahora prepara se ilustra también con alguna representación de los frescos que decoraban Pompeya con imágenes de músicos y actores que desfilaban por el coliseo. El documental se ameniza con la inclusión de personajes de atrezzo que relatan como podría ser la escenografía de la época, y cómo fue evolucionando la dramaturgia “desde las representaciones más dramáticas hasta las más circenses”, recuerda.

Tanto este audiovisual como el r esto de proyectos de Producciones Bosco llega por encargo de instituciones como la Junta de Andalucía, los distintos ayuntamientos y diputaciones. En el caso del Teatro Romano el trabajo se realiza siempre mano a mano con el equipo de arqueólogos que trabajan actualmente en la calle Alcazabilla. En la parte inicial, el trabajo se nutre de los fondos documentales fruto de la investigación sobre el terreno realizada por la Delegación de Cultura y los arqueólogos (excavaciones, planimetrías, fotografías, etc.).

La información que se genera en la recreación virtual sirve además a los técnicos para comprobar si la interpretación de los datos es la correcta “ven si hay errores en el modelado o no y si hay datos que no constan, no s ponen, tiene que ser lo más riguroso posible, ellos tienen la última palabra”, subraya Luque.

La fase que recrea el audiovisual en marcha sigue a la de construcción del Teatro Romano y precede a la de su abandono y conversión en factorías de garum, el relato de estas dos últimas etapas se completará en el discurso museográfico del Centro de Interpretación. Además de su visionado en este enclave , la Junta de Andalucía distribuirá a modo divulgativo DVD con más imágenes y de mayor duración por los centros escolares.

Fuente: Málaga Hoy

Las excavaciones arqueológicas impulsadas por la Consejería de Cultura en el Cerro de San Antonio de Santiponce (Sevilla), en el marco del Plan Itálica 2008-2012 para recuperar las ruinas de la antigua ciudad romana, han propiciado el descubrimiento de una escalera monumental construida sobre la ladera de dicho cerro y que servía de acceso al teatro de Itálica.

En un comunicado, la Consejería de Cultura informó de que el hallazgo plantea una nueva hipótesis sobre la evolución constructiva del teatro de Itálica, dado que se constata que en sus orígenes, en época augustea, el graderío del monumento era de menor tamaño al que podemos apreciar en la actualidad. El graderío que hoy se puede conserva, así, sería fruto de una ampliación de la segunda mitad del siglo I, operación que supuso el abandono y relleno de la citada escalera.

Asimismo, se observa el impacto del proyecto urbanístico del emperador Adriano que, respetando la integridad del teatro, aterraza definitivamente esta área del Cerro de San Antonio. La escalera mide 3,65 metros de anchura y se conservan 15 peldaños, aunque se puede deducir que en su desarrollo salva seis metros de desnivel encajada entre dos potentes muto de un metro de anchura cada uno que contienen las tierras de la ladera.

Asimismo, y contigua a la escalera, se han encontrado los restos de una cloaca anterior al teatro que confirman la existencia de un viario en esa zona aprovechado posteriormente para definir los accesos al citado edificio de espectáculos. Hoy en día, ese antiguo viario se ve perpetuado en la actual calle Velázquez.

Por último y hasta este momento, se han documentado restos de construcciones asociadas a posibles actividades artesanales implantadas tras la anulación de la escalera.

Fuente: Europa Press

Posteado por: Rosa Ferrer | 16/06/2009

Belleza de arqueología virtual

Expertos de 18 países aportan en un congreso 80 reconstrucciones de yacimientosl I congreso internacional de arqueología virtual Hoy a las 12:00, en el Edificio Da Vinci (Cartuja 93), inauguración de Expoarqueológica. Mañana día 17, a las 20:30, en Itálica, inauguración del congreso, que se desarrollará los días 18 al 20 en el Centro Cultural de La Rinconada.

ver: arqueologiavirtual.com

La Sociedad Española de Arqueología Virtual, presidida por Alfredo Grande, profesor de la Hispalense, y el Ayuntamiento de La Rinconada ponen hoy en marcha este congreso de arqueología e informática gráfica, patrimonio e innovación. Es un foro al que van a asistir representantes de 42 universidades (23 internacionales y 19 nacionales), 33 institutos y centros de investigación, 15 empresas internacionales o nacionales, seis conjuntos arqueológicos nacionales y tres museos internacionales.

En la muestra Expoarqueológica 2.0 hay 80 trabajos de reconstrucción virtual de yacimientos arqueológicos y patrimoniales que permitirán al espectador visualizar ciudades del pasado que hoy han desaparecido o de las que apenas quedan algunos restos.

Esta mañana, tras la inauguración a las 12:00, da la conferencia inaugural Lucrezia Ungaro, directora del Museo de los Foros Imperiales de Roma.

El objetivo prioritario de este simposio es analizar el presente y futuro de las técnicas de reconstrucción y visualización por ordenador aplicadas al patrimonio arqueológico y su rica herencia cultural. Ello permite múltiples aplicaciones: generar un patrimonio cultural virtual; hacer prospección arqueológicas no destructivas; crear aplicaciones para museos y para visitas, etcétera.

En las sesiones que se celebrarán en La Rinconada, intervienen, por ejemplo, el grupo de visualización avanzada en arquitectura, ingeniería civil y urbanismo de la Universidad de La Coruña (que presenta una recreación en Second Life de la Torre de Hércules), o Ciro Cacciola, del Museo Arqueológico Virtual de Herculano, junto a Pompeya. Alfredo Grande, con el Cidav (Centro de Investigación, Desarrollo y Formación en Arqueología Virtual de Andalucía, con sede en La Rinconada), va a presentar una visión virtual del Valle del Guadalquivir en el siglo II después de Cristo. Nada menos que la Bética de Adriano.

Otra de las aportaciones sobre el patrimonio sevillano es una anastilosis infográfica del Carambolo, con la intervención del departamento de Prehistoria y Arqueología de la Hispalense.

Los responsables del laboratorio virtual de la Universidad de Bruselas presentan su reconstrucción de Itanos, en Creta.

Con la coordinación de José Beltrán, de la Hispalense, se presentará la visita virtual al castillo de Constantina. También se explicará el uso arqueológico del láser-escáner en la cantera romana de Los Covachas, en Almadén de la Plata.

Yuji Yamaguchi, de la Universidad de Okayama (Japón), aporta la comprensión a través de tecnología en tres dimensiones de una edificación del periodo Kofun.

Fuente: Diario de Sevilla

Posteado por: Rosa Ferrer | 16/06/2009

Cultura desecha el regreso temporal de la Dama de Baza

El Ministerio de Cultura ha decidido no prestar temporalmente la Dama de Baza, tal y como se venia reclamando desde la ciudad bastetana. La decisión es ya definitiva y basada en un extenso informe elaborado por once expertos.
El encargado de comunicar la decisión ministerial ha sido el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales, José Jiménez, que ha viajado expresamente a Baza para informar de la decisión y la imposibilidad de que la escultura pueda viajar a Baza debido a su delicada policromía, el peso de la estatua y el tamaño.
Pero sobre todo porque al tratarse de una escultura de piedra caliza muy salitrosa, existe un gran peligro de que se puedan perder los colores que presenta la escultura, incluso durante su manipulado para preparar su traslado.
La decisión del ministerio ha sido aceptada por el Ayuntamiento de Baza, cuyo alcalde la ha calificado de mala noticia, pero a la misma vez se abren nuevas posibilidades en torno a la promoción y estudio de la Dama de Baza y sobre todo de los yacimientos de la zona arqueológica.
En este sentido el propio director general adelanta la firma de un convenio de colaboración entre el ministerio y el ayuntamiento de Baza, para la realización múltiples actividades que pasan por la organización de exposiciones temporales, jornadas, congresos, publicaciones.
El subdirector general de museos del Ministerio de Cultura Santiago Palomero, recuerda que en el Museo Arqueológico Nacional hay otras 310 piezas procedentes de Baza, que si se pueden prestar.
A la misma vez que adelanta la próxima publicación de las actas del congreso internacional celebrado en Madrid en el año 2007 en torno a la Dama de Baza, un congreso que se denomino “La Dama de Baza, un viaje femenino al más allá” donde se determinaron importantes aspectos de la Dama de Baza, una figura femenina que tenia unos 30 años de edad.
Fuente: El Ideal

Estimados colegas:

Nos complace anunciarles que está disponible la información del XX Curso Internacional de Verano “Simposia. El banquete en el mundo antiguo”, organizado por el Museo Nacional de Arte Romano (MNAR) y la UNED-Centro Regional de Mérida y que tendrá lugar en Mérida entre los días 6 y 10 de julio de 2009.

Podrán consultar toda la información y acceder a la documentación en la siguiente dirección:  http://www.museoromano.com/novedades/

Muchas gracias por su interés y un cordial saludo.

Dpto. Investigación del MNAR

Museo Nacional de Arte Romano

C. José Ramón Mélida, s/n

06800 Mérida (Spain)

Tfno: 0034 924 31 19 12 / 0034 924 31 16 90
Fax: 0034 924 38 71 05

Programa Curso Verano Banquete

Posteado por: Rosa Ferrer | 15/06/2009

New test reveals Parthenon’s hidden colour

Images of the Parthenon as a stark, white structure set against an azure sky will have to change. Researchers have found the first evidence of coloured paints covering its elaborate sculptures.

The temple, which tops the Acropolis in Athens, Greece, dates from the 5th century BC. Its carved statues and friezes show scenes from Greek mythology and are some of the most impressive sculptures to survive from ancient Greece.

Pigments are known to have adorned other Greek statues and temples, but despite 200 years of searching, archaeologists had found no trace of them on the Parthenon’s sculptures.

So Giovanni Verri, a researcher at the British Museum in London, developed an imaging technique that is ultra-sensitive to traces of an ancient pigment called Egyptian blue.

New dimension

Verri shines red light onto the marble, and any traces of paint that remain absorb the red light and emit infrared light. Viewed through an infrared camera, any parts of the marble that were once blue appear to glow.

Egyptian blue has shown up on the belt of Iris, Poseidon’s messenger goddess (see image), and as a wave pattern along the back of Helios, god of the sun, who is shown rising out of the sea at dawn. It also appears as stripes on the woven mantle draped over another goddess, Dione (see image).

“This adds another dimension to how we perceive the Parthenon,” says Ian Jenkins, also at the British Museum. He says the temple would originally have looked “jewelled” and “busy”. The main pigments used are likely to have been blue and red, with the white stone showing through in parts, as well as gilding.

Jo Marchant has written more on the Parthenon mystery here

Fuente: New Scientist

Tarragona. (EFE).- El Museo Nacional Arqueológico de Tarragona (MNAT) acoge a partir de mañana la exposición “Tarraco piedra a piedra”, que reúne más de cien piezas de piedra, muchas de ellas inéditas, procedentes de la antigua ciudad romana de Tarraco y de su territorio.

La muestra pretende poner de relieve la “importancia” de un material que se utilizó en los grandes proyectos públicos del Imperio romano y en la arquitectura privada, así como en la realización de esculturas, de inscripciones o de sarcófagos, ha recordado en rueda de prensa Francesc Tarrats, director del MNAT. “Las piedras no hablan, pero las podemos hacer hablar. Descubriremos las muchas historias que nos esconden y que nos ayudan a conocer mejor la sociedad que las usó”, ha subrayado el director del MNAT.

En Tarraco, la muralla, el circo, el teatro, el anfiteatro, los templos, las calles, las casas, las villas rurales y un largo etcétera se levantaron utilizando la piedra más próxima -la que proporcionaba el propio territorio-, junto con otros de calidades muy distintas importadas, a menudo, “de las más prestigiosas canteras del Imperio”.

En este sentido, la exposición quiere poner de relieve “esta realidad en la cual se combinan materia, forma, función e intencionalidad escenográfica”, según han destacado sus responsables. Para ello, se ha articulado a partir de ocho ámbitos temáticos: piedra próxima, piedra de por todas partes, piedra constructiva, piedra simbólica, piedra decorativa, piedra cotidiana, montones de piedra y males de piedra.

El hilo conductor de toda la exposición es la materia de la que están hechos estos objetos, su procedencia y su utilidad, y representa “una ocasión única para realizar una lectura de la ciudad de Tarraco a través de sus piedras, algunas de ellas viejas conocidas, junto con otras absolutamente inéditas”, ha agregado Tarrats.

Entre las piezas más destacadas se encuentran un sillar con un pene esculpido, de entre el siglo I y III d.C.; el frontal de un ‘pulvinus’ del siglo I-II d.C.; un fragmento de asiento del teatro de Tarraco del siglo I d.C.; o un capitel corintio de entre el siglo II y I a.C. procedente de la Necrópolis. También se expone un torso de una escultura con la representación del dios Baco, que habría formado parte de la decoración de la villa altoimperial; una lápida funeraria de L. Popilius Prunicus, procedente del anfiteatro; y un retrato póstumo de Tiberio, datado entre el año 37 y 59 d.C., entre otros objetos de material pétreo.

La muestra, que se podrá ver hasta el 22 de noviembre, está enmarcada en la celebración en Tarragona de la IX Conferencia Internacional de la Association for the Study of Marbles and Other Stones in Antiquity (Asmosia), que reunirá a los especialistas mundiales en el estudio de la piedra en la antigüedad. Para complementar la exposición, se han organizado visitas comentadas, visitas guiadas para escolares, recorridos por las canteras romanas de Tarragona y un ciclo de conferencias y proyección de películas, con la temática de la piedra y su tratamiento en la antigüedad.

Fuente: La Vanguardia

Posteado por: Rosa Ferrer | 10/06/2009

La necrópolis tendrá una biblioteca virtual

El proyecto pretende catalogar y digitalizar fondos documentales, que se consultarán por internet.

El Conjunto Arqueológico de Carmona, una necrópolis romana descubierta en el siglo XIX cuyo origen se remonta al siglo I después de Cristo, gozará de una “biblioteca virtual” en honor del arqueólogo George Edward Bonsor Saint Martin, quien en 1881 comenzó las primeras investigaciones científicas sobre este enclave patrimonial, lo que incluye la catalogación de sus fondos documentales propios, la identificación de documentos relacionados y la digitalización de determinados contenidos para su consulta a través de la red.

Fuentes de la Consejería de Cultura informaron de que el proyecto, bautizado como Biblioteca Virtual George Bonsor, incluye una catalogación de los distintos documentos del Conjunto Arqueológico de Carmona según los estándares marcados por el Archivo General de Andalucía, así como la identificación de las fuentes documentales y archivos públicos o privados que, por motivos historiográficos o geográficos, deben figurar en el centro de documentación del yacimiento. Todos los documentos, de cualquier manera, gozarán de una ficha catalográfica identificativa.

Esta iniciativa comprende, además, la conversión “a formato digital” de los documentos ajenos a los fondos del Conjunto Arqueológico de Carmona y la creación de “enlaces” digitales para su consulta a través del portal digital del recinto o de la Red de Espacios Culturales de Andalucía (RECA).

Del mismo modo, el contrato adjudicado a Elías Castejón S.L.’ por 46.551,72 euros comprende la identificación de bibliografía referida a la Necrópolis de Carmona, incluida la biblioteca del conjunto arqueológico, el inventariado y catalogación de libros y artículos relacionados con el enclave y su digitalización. A tal efecto, el destino de la iniciativa es que estos documentos sean consultados desde internet. El proyecto durará siete meses.

Fuente: Diario de Sevilla

El de los mármoles puede parecer un tema pesado. Pero cuando se piensa en la importancia que tuvieron en la Antigüedad, especialmente en la Roma imperial, como símbolos de poder, y la cantidad de información histórica que acumulan en sus pétreas hechuras, se miran de otra manera. Los mayores especialistas en mármoles de la Antigüedad están precisamente estos días en Tarragona, donde ayer comenzó, con investigadores de 25 países y bajo patrocinio del Instituto Catalán de Arqueología Clásica, (ICAC), la IX conferencia internacional de Asmosia (Asociación para el estudio de mármoles y otras piedras en la Antigüedad, en sus siglas inglesas), que prestará especial atención a los mármoles de la Península ibérica. En coincidencia con el tema, se inaugura hoy en el Museo Nacional de Arqueología de la ciudad la exposición Tarraco pedra a pedra, que mostrará los principales materiales pétreos de las canteras hispanas usados en la Antigüedad.

Los romanos denominaban mármoles, marmora, a toda una serie de piedras que incluían los mármoles pero también granitos, calcáreas y gres, entre otras. “Los marmora no eran sólo material caro, además cada tipo ofrecía un mensaje ideológico”, explica la directora del ICAC, Isabel Rodà. “El pórfido rojo, por ejemplo, llegó a estar reservado para el emperador y su familia. Los buenos marmora, el pavonazzetto, el brocattello, eran símbolo de condición y poder. Hubo una época en que todo el mundo quería tener una columna en casa como ahora un Miró”.

Fuente: El País

ANN ARBOR, Mich.—A más de 100 pies de profundidad en el Lago Huron, en una ancha cadena montañosa, que hace más de 9,000 años era un puente terrestre descubierta por investigadores de la Universidad de Michigan, es la primera evidencia arqueológica preservada bajo los Grandes Lagos.

Los investigadores encontraron lo que creen son estructuras para la caza de caribú y campamentos utilizados por los primeros cazadores de la época.

Un artículo sobre los descubrimientos se publica en la edición de hoy, lunes, en la revista de Proceedings of the National Academy of Sciences. Los autores incluyen a John O’Shea, curador de Arqueología de los Grandes Lagos en el Museo de Antropología del Departamento de Antropología de la UM y profesor en el mismo departamento, Guy Meadows, director de los laboratorios de hidrodinámica marina y profesor en los departamentos de arquitectura naval e Ingeniería Marina y Ciencias Oceánicas y del Espacio.

“Es la primera vez que identificamos estructuras como éstas en el fondo del lago”, dijo O’Shea. Es importante desde el punto científico porque todo el antiguo paisaje se ha sido preservado y no ha sido modificado por la agricultura o el desarrollo moderno. Esto tiene consecuencias para la ecología, arqueología y para modelar el medio ambiente”.

O’Shea y Meadows encontraron características que creen son fosas de caza, campamentos, carriles para los caribúes y pilas de piedra utilizadas para atraer a los caribúes a los carriles. Los carriles son lineas largas de roca, utilizadas para desviar a los caribúes a emboscadas. La estructura de 1,148-pies ellos creen es uno de esos carriles y se asemeja a una en la isla victoria en el Sub-ártico de Canadá.

Las formaciones de caza están localizadas sobre 10 millas de ancho y se extiende desde la cadena de montañas de c de Alpena-Amberley que se prolonga por más de 100 millas desde Point Clark en Ontario a la Isla Presque, en Michigan. La cadena montañosa era un puente entre 10,000 a 7,500 años atrás cuando los niveles de agua eran mucho más bajos. Su superficie se mantiene relativamente intacta, a diferencia de zonas de la costa en los que científicos creen que existen otros sitios arqueológicos. Estos sitios en la costa se encuentran en la actualidad cubiertos por sedimento a gran profundidad, por lo que a menudo se les considera perdidos para siempre.

Científicos han hecho hipótesis por algún tiempo que la cadena montañosa podría tener signos de ocupaciones antiguas, pero no sabían que señales buscar. O’Shea y Meadows las redujeron a las estructuras de caza de caribúes tras considerar el clima de la región en esa época que habría sido similar al Sub-ártico. Se conoce a los cazadores por utilizar carriles o rutas para los caribúes.

Posteriormente los investigadores de la UM decidieron donde buscar esas estructuras realizando un modelo de una cadena montañosa de lago, como habría sido cuando estaba seco. Trabajaron con Robert Reynolds, profesor de ciencias informáticas en la Universidad de Wayne State para reconstruir el ambiente antiguo y simular migraciones de caribúes a través del corredor. Basándose en este modelo, eligieron tres lugares para examinar.

O’Shea y Meadows utilizaron el buque de tecnología punta de la UM Blue Traveler, con equipo sonar y vehículos submarinos con cámaras de vídeo operados remotamente para investigar las áreas.

“La combinación de estas herramientas de tecnología punta han hecho posible esta investigación arqueológica submarina. Dijo Meadows. “Sin faltara cualquiera de estas herramientas avanzadas el descubrimiento no habría ocurrido”.

Arqueólogos entrenados como buzos investigarán esas áreas este verano.

El periodo paleo-indio y Arcaico temprano son poco conocidos en la región de los Grandes Lagos porque se estimaba que la mayoría de sus sitios se habían perdido bajo los lagos.

Los Paleo-indios eran nómadas dice O’Shea. En el periodo Arcaico las comunidades estaban más asentadas, con una población más grande, una economía de amplio espectro y nuevas conexiones de larga distancia en comercio y ceremonial.

“Sin los sitios arqueológicos de este periodo intermedio no se puede decir como llegaron desde el punto A al punto B, o paleo-indios al Arcaico, dijo O’Shea. “Esta es la razón por la que sitios preservados bajo los lagos son tan importantes”.

Quizás lo más emocionante aparte de las estructuras de caza en sí, es la esperanza que estos asentamientos intactos sean preservados en el fondo del lago. Estos asentamientos pueden incluir ciertos artefactos orgánicos que podrían deteriorarse en suelos secos y ácidos en la tierra.

El artículo se llama , “Evidence for early hunters beneath the Great Lakes.” La investigación fue financiada por la Fundación Nacional de Ciencias.

Más información

Contacto (español):
Vivianne Schnitzer, vsh@umich.edu
Teléfono: (734) 276-9027

Contacto (inglés):
Nicole Casal Moore, ncmoore@umich.edu
Teléfono: (734) 647-1838 ó (734) 647-7087

Fuente: Universidad de Michigan

Posteado por: Pedro | 10/06/2009

Numerosas novedades sobre el yacimiento de Carteia

El programa matutino de ayer, segunda sesión de las II Jornadas de Prehistoria y Arqueología, trajo numerosas novedades sobre el yacimiento de Carteia y las investigaciones que se están llevado a cabo en esta ciudad. Las primeras noticias han llegado de los estudios de Juan Blánquez y Lourdes Roldán, que han puesto sobre la mesa los resultados obtenidos en las excavaciones realizadas en 2007 en la puerta sur de la ciudad.

Dichos trabajos  han permitido sacar a la luz cerca de 30 metros de muralla, con un total de 8 casernas -también llamadas casamatas- un antemural y lo que, posiblemente, sea el arranque del foso de la ciudad.

Los autores han destacado que el conjunto aparecido materializa una obra de arquitectura militar propia de las grandes ciudades mediterráneas del siglo III a.C.  La domus republicana de Carteia ha sido otro de los temas expuestos, en esta ocasión por Alberto Romero Molero, quien ha acometido una revisión a lo excavado en la década de los 70.

También el proceso constructivo de su Torre meridional, en la muralla, que destaca, según han aportado Esperanza Mata y Luis María Cobos, por su posición estratégica y defensiva y, sobre todo, por su proximidad a la línea de costa.

El conocimiento, al menos básico, del desaparecido cortijo del Rocadillo, ubicado en la parte noble de la antigua ciudad de Carteia; los restos hallados de una necrópolis de época altoimperial de los siglos II-III, la única romana documentada hasta ahora en la ciudad; y el pedestal de Canuleia, un epígrafe de enorme interés por aparecer inscrito en él la creación de la Colonia Libertinorum Carteia, han cerrado el programa dedicado al yacimiento sanroqueño.

Otros investigadores como es el caso del arqueólogo Darío Bernal, han presentado nuevos trabajos que tienen que ver con la factoría de salazones romana puesta al descubierto en la primavera del año 2007 en la urbanización de Villa Victoria; o el estudio geo-arqueológico de la desembocadura del río de la Miel y su llanura aluvial, expuesto por Carlos Gómez de Avellaneda.

Este ha señalado que el mencionado cauce fluvial y su entorno inmediato, en su punto de contacto con el mar, fue un aliciente para el asentamiento humano desde la Prehistoria, constituyendo el origen de Algeciras como población.

Productora de alimentos
El Ventorrillo de la Trocha, en Algeciras, y las primeras sociedades productoras de alimentos localizadas en el citado municipio, ha sido el tema elegido por Vicente Castañeda, quien también ha hablado de Los Partichuelos, en La Línea, una investigación que ha tenido por finalidad profundizar en el primer poblamiento humano localizado en el citado término municipal.

Las II Jornadas de Prehistoria y Arqueología será clausuradas en la jornada de hoy domingo. Hasta entonces se abordarán temas como las pinturas murales conservadas en la ciudad de Baelo Claudia; las anclas romanas en la Bahía de Algeciras y la orilla norte del Estrecho de Gibraltar, así como la construcción de una réplica de ancla romana con pepo, zuncho y argaleo de plomo.

También serán desarrollados otros temas, tales como la arqueología de la muerte en el Campo de Gibraltar de los Algabes a Baelo Claudia, la Torre del Fraile y las nuevas conclusiones sobre la supuesta destrucción total de la línea de contravalación ante Gibraltar en 1810 a la luz de las recientes excavaciones.

El programa se cierra con Martínez de Santa Olaya y la Arianización de España, la gestión y conservación de los fondos museísticos y las estatuas imperiales.

Fuente: Andalucía Información

Los estudiantes de Historia y Arqueología tienen de plazo hasta el 15 de junio para inscribirse en el III Curso Internacional de Arqueología “Vega Baja de Toledo”, organizado por la Consejería de Cultura, Turismo y Artesanía y Toletum Visigodo, junto con las Universidades de Castilla-La Mancha y Alcalá.

Treinta estudiantes seleccionados de todos los Campus de España y Europa tendrán la ocasión de participar durante veinte días en sesiones de prácticas de excavación, clases de laboratorio y teóricas, impartidas por los miembros del equipo técnico del yacimiento y los directores del Curso, Ricardo Izquierdo y Lauro Olmo, informó Toletum Visigodo en nota de prensa.

Uno de los principales objetivos es que los estudiantes se familiaricen con los materiales de excavación, técnicas de tratamiento y documentación, prospección arqueológica y recursos documentales de interés científico, disponibles en los archivos provinciales y municipales.

El curso propone una inmersión en la arqueología del Toledo antiguo, especialmente tardoantiguo, así como en las modernas técnicas de excavación y documentación arqueológica y en los modelos de gestión del patrimonio en contextos urbanos y monumentales.    El III Curso está subvencionado por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, por lo que el estudiante únicamente hará frente a los gastos de sus desplazamientos y los correspondientes a la matrícula. Los alumnos se alojarán en la residencia Universitaria Tomás y Valiente durante las tres semanas de duración del curso, que dará comienzo el lunes 13 de julio y terminará el día 31 de ese mismo mes.

Otro aspecto importe que ofrece el III Curso de Arqueología para los estudiantes es que las Universidades de Castilla-La Mancha y Alcalá ofrecen convalidación de créditos por su asistencia, aspecto que es muy valorado por los universitarios cuando se trata, como es el caso, de un campo de trabajo arqueológico como el de la Vega Baja. Como en la pasada edición, se espera que los estudiantes procedan de diferentes universidades españolas y europeas.

Fuente: Europa Press

Un equipo de científicos ha desarrollado una nueva forma de datar objetos arqueológicos valiéndose del fuego y el agua para acceder a sus “relojes internos”. Este método simple promete ser una técnica de datación tan importante para objetos de cerámica como lo es la datación por radiocarbono para materiales orgánicos como el hueso o la madera.

La nueva técnica, descubierta por expertos de la Universidad de Manchester y de la Universidad de Edimburgo, puede ser utilizada en arcilla horneada, así como en ladrillos, baldosas y objetos de alfarería.

Trabajando con el Museo de Londres, el equipo fue capaz de datar muestras de ladrillos de los periodos Romano, Medieval y Moderno con notable precisión.

Los investigadores han establecido que su técnica puede ser utilizada para determinar la edad de objetos de hasta 2.000 años, pero consideran que tiene el potencial para fechar objetos con cerca de 10.000 años de antigüedad.

El método se basa en el hecho de que un material cerámico de arcilla horneada comienza a reaccionar químicamente con la humedad atmosférica tan pronto como se le saca del horno. Este proceso químico continúa durante toda su vida causando que gane peso: Cuanto más antiguo sea el material, más peso habrá ganado.

En el año 2003, el equipo de las universidades de Manchester y Edimburgo descubrió una nueva ley que define de forma precisa cómo varía con el tiempo la velocidad de la reacción entre la cerámica y el agua.

La aplicación de esta ley es la base del nuevo método de datación, debido a que la cantidad de agua que se combina químicamente con la cerámica proporciona un “reloj interno” al cual se puede acceder para averiguar su edad.

El uso de la técnica implica medir la masa de una muestra de la cerámica y luego calentarla hasta cerca de 500 grados centígrados en un horno, lo cual elimina el agua.

La muestra es luego examinada con un dispositivo de medición de muy alta precisión conocido como microbalanza, para determinar la velocidad exacta a la que la cerámica se combina con el agua según transcurre el tiempo.

Valiéndose de este mismo factor tiempo, es posible extrapolar la información obtenida para calcular el tiempo que el material tardará en recuperar la masa perdida por el calentamiento, revelándose así la edad de la muestra.

La autora principal de esta investigación es Moira Wilson.

Información adicional en:

Fuente: Amazings.com


Posteado por: Rosa Ferrer | 05/06/2009

Demasiado pronto para Trajano

JOSÉ MANUEL GUTIÉRREZ | A CORUÑA Los estudios históricos tradicionales han situado la fecha de construcción de la Torre de Hércules en el siglo II y han atribuido al emperador Trajano la orden de instalar un faro en lo que entonces era uno de los confines del mundo para orientar a los navegantes. Las últimas excavaciones realizadas en el entorno del monumento revelan sin embargo que la obra pudo haberse realizado años atrás y que el promotor de esta edificación sería un emperador anterior, situado entre Claudio y Domiciano, con el fin de guiar a las naves de las legiones romanas que se dirigían hacia Britania, la actual Inglaterra.

El arqueólogo José María Bello, director de las excavaciones realizadas en la Torre, señala que no existe ninguna referencia histórica que indique con precisión qué emperador tomó la decisión de levantar un faro en este punto de la costa, pero considera que no hay duda del origen romano del monumento, ya que califica de “bulo” que fuesen los fenicios quienes lo erigiesen. Bello no descarta, sin embargo, que antes de la llegada de los romanos existiese en el lugar algún tipo de señal para la navegación, pero no una torre.

Bello, que es además director del Museo Arqueológico Provincial coruñés, pone de relieve que al excavar los terrenos situados en torno al faro aparecieron múltiples fragmentos de estatuas “machacados de forma sistemática”.

Estas figuras debían ser las que habitualmente se colocaban ante los monumentos en homenaje al emperador que los había promovido y en un principio se sospechó que podría tratarse de los efectos de cualquiera de las invasiones sufridas por la ciudad a lo largo de la historia, en las que los soldados habrían destrozado las efigies.

Pero Bello destaca que todos estos restos se encuentran en los niveles del terreno que se corresponden con la época romana, por lo que no cabría esta explicación. El hecho de que las estatuas fuesen destruidas de una forma tan exhaustiva hace pensar a este experto que los autores tratasen de hacer desaparecer cualquier referencia visual a la persona que representaban las imágenes, una iniciativa que se corresponde con la medida romana denominada damnatio memoriae, el daño a la memoria.

Cuando un emperador era declarado perjudicial para el Estado, el Senado ordenaba la destrucción de todas las referencias a su nombre en lápidas y edificios, así como sus efigies a lo largo de todo el Imperio. José María Bello recuerda que el único emperador de la época en la que posiblemente se construyó la Torre al que se le aplicó esta orden es Domiciano, de quien tras su asesinato se llegaron a fundir las monedas que llevaban su rostro para acabar con su recuerdo.

Este emperador pereció dos años antes de la entronización de Trajano, por lo que la Torre tendría que haber estado construida antes, al menos en la segunda mitad del siglo I de nuestra era.

Otro de los factores que hacen dudar de que Trajano fuese el impulsor del faro es que a lo largo de la historia fueron otros emperadores a los que se les atribuyó la iniciativa, de acuerdo con las preferencias de cada época. Bello recuerda que en la Edad Media era Julio César el personaje romano más célebre, por lo que todos los documentos de ese periodo hacen referencia a él como el constructor de la Torre de Hércules.

Ya en la Edad Moderna, Augusto pasó a ser el emperador de moda, por lo que los autores de esa época le citan como el responsable del levantamiento del faro, mientras que en la Ilustración se convierte a Trajano en el modelo de dirigente romano, ya que fue un gran promotor de obras públicas, que los pensadores ilustrados consideraban indispensables para el progreso. (acceder a la noticia para leerla completa)

Fuente: La Opinión de La Coruña

« Newer Posts - Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 923 seguidores

%d personas les gusta esto: