Posteado por: Pedro | 10/08/2010

Arqueólogos buscan restos de homínidos en Cova Eirós de Triacastela

Arqueólogos de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) iniciaron hoy una nueva campaña de excavaciones en la Cova Eirós en la lucense localidad de Triacastela en búsqueda de restos de homínidos de hace 100.000 años.

La nueva fase de estas excavaciones, iniciadas en 2008, se prolongarán durante tres semanas para tratar de localizar restos de unos 100.000 años de antigüedad, explicó el coordinador del proyecto, Arturo de Lombera, que estará acompañado por Talía Lazuén y Xosé Pedro Rodríguez.

La cueva alberga restos de homínidos del tipo Neandertal de unos 85.000 años de antigüedad y del de Cro-Magnon de unos 30.000, algo inusual en Europa por el hecho de combinar en un mismo yacimiento vestigios de dos etapas distintas de la prehistoria humana.

“El estudio continuará durante el invierno en los laboratorios para examinare los nuevos hallazgos y determinar su época y origen”, indicó De Lombera.

Un sondeo efectuado a principios de este año mediante la técnica de geo-radar en la explotación arqueológica mostró que las capas de sedimento del suelo tienen un grosor de tres metros de profundidad, de los cuales sólo se ha excavado uno, por lo que Lombera no descarta encontrar restos de hasta 100.000 años de antigüedad.

Los primeros hallazgos localizados en la cueva, descubierta por Vidal Romani, corresponden a restos de osos, de los que se hallaron hasta 4.000 fragmentos óseos.

La gruta se ha convertido en uno de los principales yacimientos de este tipo después de que en 1993 los expertos llevaran a cabo la primera intervención arqueológica.

El interés científico de la cueva de Triacastela ha aumentado desde que el año pasado los científicos descubrieran en el genoma del Neandertal indicios de que durante un cierto periodo de tiempo pudiera haber intercambios genéticos entre esta especie y el Homo Sapiens.

Los autores de este descubrimiento, anunciado en la revista Science la pasada primavera expresaron su hipótesis de que el contacto podría haber tenido lugar en Oriente Medio en un periodo de hace 100.000 u 80.000 años.

En ese sentido, los arqueólogos esperan que Cova Eirós podría poner al descubierto los supuestos intercambios genéticos en el Paleolítico.

Fuente: ABC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: