Posteado por: Pedro | 13/08/2010

Otero redescubre su riqueza arqueológica

Otero redescubre su riqueza arqueológica

Los arqueólogos trabajan en la protección de las paredes excavadas durante las últimas semanas. :: JAVIER SEGOVIA

El denominado cerro de Los Almadenes está situado a unos dos kilómetros de Otero de Herreros, pasado el camposanto. El camino está sin asfaltar, y el coche levanta una formidable polvareda. A lo lejos, dos jóvenes arqueólogos trabajan con sus utensilios en una pared que durante el último mes han excavado con precisión y siguiendo un plan director trazado por los expertos Mariano Ayarzagüena y Santiago Valiente, codirectores de los trabajos y miembros de la Sociedad Española de Historia de la Arqueología. El alcalde de Otero, Ricardo Pérez Arribas (PP), observa de cerca. Está ilusionado, como todos sus vecinos, porque sabe que el pueblo, con esta intervención de tipo arqueológico, está redescubriendo sus propias señas de identidad (el topónimo ‘Herreros’ hunde sus raíces en la Edad del Hierro).
El equipo de arqueólogos ha comenzado a sacar a la luz los restos de un yacimiento de producción de cobre que tuvo gran importancia durante la dominación romana de la Península Ibérica. Todo el mundo sabía que eso estaba allí, pero al Ayuntamiento le urgía empezar a excavar y proteger la zona, especialmente para frenar el expolio de piezas que durante muchos años se ha producido de manera indiscriminada.
Según Ayarzagüena, el primer estudio sobre el yacimiento del cerro de Los Almadenes lo realizó Claude Demargue en 1979. El profesor del departamento de Arqueología y Metalurgia antigua de la Universidad de Toulouse (Francia) llegó a la conclusión de que los numerosos fragmentos de ladrillo escorificado que encontró en la zona procedían del revestimiento interior de los hornos de fusión que licuaban el mineral, cuyos restos se encuentran situados en la zona superior del cerro, aunque la excavación que se ha llevado a cabo en los últimos días ha dejado al aire libre las paredes de algunos de ellos. Además de los fragmentos de ladrillo, Demargue encontró una mesa de molienda, en la que previamente se preparaba el mineral antes de fundirlo en los hornos. Éstos se encuentran situados sobre la plataforma superior del cerro, por la sencilla razón que ahí se beneficiaban de las corrientes de aire, que apartaban así los humos nocivos. Según explicó ayer Ayarzagüena, se trataba éste de un sistema de trituración que tiene sus orígenes en la Edad del Bronce y que en la época romana se empleaba, sobre todo, para moler el mineral aurífero.
Los expertos están convencidos, a partir de los estudios preliminares que poseen y de los resultados de las prospecciones que se han efectuado, que el yacimiento de producción de cobre, uno de los más importantes de España, lleva aparejada la presencia de un asentamiento ya existente en el Calcolítico, al margen de varias calzadas romanas que en su día sirvieron para la conducción del mineral procedente de estas minas, tan explotadas por la Roma de Augusto hace dos mil años. Geológicamente, todo el municipio de Otero es muy rico en cuanto a acumulación de mineral se refiere: hay hierro, cobre, plata, níquel, plomo, zinc e incluso oro. Los restos de estos minerales se les conoce con el nombre de ‘escorias’, materiales negros, pesados, compuestos especialmente por hierro. Junto a estas escorias que los arqueólogos han sacado ahora a luz, han aparecido restos de vasijas antiguas, ladrillos calcinados y lingotes de mineral.
Los hornos
El equipo arqueológico, compuesto por personas especialistas en distintas disciplinas, ha centrado su labor en la zona de producción en la que se ejecutaba el fundido del cobre y han hallado tres niveles de hornos, dos de los cuales pertenecen a la época romana. El más antiguo refleja el tránsito del mundo indígena al romano, según explicó Ayarzagüena.
Por supuesto, el análisis de todos los restos encontrados va a ir concretando la importancia del yacimiento y marcarán las líneas que la investigación seguirá en los próximos años, porque, según Santiago Valiente, otro de los coordinadores del proyecto, «hay trabajo para muchos años y en el futuro podremos ir dando una respuesta a todos esos interrogantes que ahora tenemos». «Conocer los hornos y analizar la escoria nos mostrará los vestigios de la época romana que quedan en Otero. A partir de ahí, podremos descubrir cómo evolucionó la población prerromana en la provincia de Segovia», apuntó Valiente.
Terminada la campaña correspondiente al 2010, el yacimiento quedará protegido y vigilado. La presencia constante en Otero de la arqueóloga Eva Sebastián garantiza la conservación de los trabajos ya efectuados.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: