Posteado por: Pedro | 16/08/2010

“El yacimiento de Arbo es el más importante del Paleolítico inferior de Galicia”

El paleontólogo Eduardo Méndez muestra uno de los últiles hallados en Arbo.  // Joaquín Cardoso El paleontólogo Eduardo Méndez muestra uno de los últiles hallados en Arbo. // Joaquín Cardoso

Eduardo Méndez, director de la sección de Prehistoria y Arqueología del Instituto de Estudios Miñoranos de Gondomar y coordinador de las excavaciones del yacimiento del Paleolítico inferior de Arbo (Pontevedra) calcula, por el material hallado, que éste tiene 250.000 años de antigüedad, lo que le convierte en el más antiguo de Galicia. Méndez, que iniciará la segunda etapa de las excavaciones en septiembre, añade que el yacimiento arbense presenta además la particularidad de que los útiles hallados se encuentran en su situación original, lo que les permitirá extraer información inédita sobre este periodo. La excavación del yacimiento, contemporáneo al de Gran Dolina, en Atapuerca, cuenta con la colaboración técnica de la Universidad de Vigo y el asesoramiento científico del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana (CENIEH) de Burgos.
–¿Cuál es la importancia de este yacimiento?
–De momento, solo hemos hecho un tanteo, pero según lo hallado hasta la fecha, podemos afirmar que a día de hoy, se trata del yacimiento del Paleolítico inferior más importante de Galicia que se conozca. El resto se puede contar con los dedos de una mano. A espera de que tengamos la fecha absoluta que nos darán las pruebas de Luminiscencia Opticamente Simulada (OSL) que realizará el CENIEH, calculamos que su antigüedad es de 250.000 años. Jugamos con una ventaja, y es que con el material encontrado podemos ya extraer conclusiones, ya que la industria lítica hallada: bifaces –un hacha– y lascas son característicos de una época: la achelense, lo que nos permite una aproximación a su antigüedad. No sabemos si aparecerán yacimientos más antiguos, pero creemos que estamos en el techo máximo de ocupación humana.
–¿Presenta alguna peculiaridad?
–La diferencia más significativa es que el material hallado se encuentra en situación primaria, es decir, en la original, tal y como lo dejaron sus ocupantes.
–¿Qué aporta la situación del material al estudio de esta época?
–El hecho de no haber hallado el material desplazado, sino en su posición original nos permite saber el patronaje de uso del yacimiento. Además, da pie para hablar del Paleolítico inferior en Galicia, que prácticamente nunca se había tocado.
–¿Por qué?
–Esto entronca con la tradición arqueológica en Galicia, más centrada en los castros y los petroglifos. Se entendía que el Paleolítico quedaba a desmano. Hoy nos hemos dado cuenta de que la ocupación paleolítica en Galicia es comparable a la del resto de la Península Ibérica.
–¿Antes no se consideraba así?
–No. En los años sesenta, se excavó en las Gándaras de Budiño (O Porriño), en una campaña que dirigió el paleontólogo Emiliano Aguirre, que después codirigiría Atapuerca, pero entonces las técnicas eran muy limitadas. Se sometió el material hallado al Carbono 14, que ahora sabemos que no data más allá de los 50.000 años, y se obtuvieron fechas muy recientes (entre 26.000 y 16.000). Esto dio pie a que la literatura científica asentara el atraso secular de Galicia ya desde el Paleolítico, afirmación radicamente falsa porque el nivel es el mismo que en el resto de Europa.
–Dice que de momento únicamente han realizado un tanteo. ¿En qué consistirán los trabajos de septiembre?
–A finales de junio excavamos cuatro metros cuadrados para ver la extensión del yacimiento, que es bastante grande, y hallamos unas 120 piezas tanto pequeñas como de dos kilos de peso, que se encuentran entre las mejores de Galicia por su conservación, lo que puede convertir este yacimiento en una referencia obligada en la Península Ibérica. Ahora vamos a ampliar la excavación otros cinco metros para poder documentarlo mejor. Si continuamos con la densidad de material encontrado hasta ahora, podríamos reunir otras 300 piezas y por el importante estado de conservación del sitio, puede que nos encontremos con más sorpresas de las esperadas.
–¿Qué sorpresas?
–Previsiblemente el análisis de los filos de los últiles nos permitirá saber para qué eran empleados: para cortar madera, vegetales, hueso…
–¿Qué ha hecho que el yacimiento se haya preservado en tan buenas condiciones?
–Es una consecuencia geológica:el yacimiento está situado en una terraza superior del río Miño. El depósito de limos (material algo más grueso que la arzilla) se ha depositado en un medio donde el Miño ha aportado agua constantemente, pero sin gran intensidad. Esto ha permitido que la zona quedara sellada sin alteración, algo inédito en Galicia.
–¿Cómo se descubrió el yacimiento?
–Un colaborador del Instituto de Estudios Miñoranos, Manuel Ledo, nos comentó que en la zona de Arbo estaban apareciendo materiales. Fuimos y comprobamos que había material tallado en depósito geológico y suceptible de ser excavado. Solicitamos el pertinente permiso de la Dirección Xeral de Patrimonio y comenzamos las excavaciones. El yacimiento está en unos viñedos y gracias a la sensibilidad del dueño, algo que no siempre encontramos, ha sido posible la excavación.

Fuente: El Faro de Vigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: