Posteado por: Pedro | 20/09/2010

Descubren templos de 4 000 años de antigüedad en el Perú

Nuevas perspectivas para la arqueología se abrieron hoy por el descubrimiento de dos templos que se estima tienen una antigüedad de 4 000 años, están ubicados en el nororiente del Perú y son los primeros encontrados en un lugar de contacto entre la Amazonía y los Andes.

“Estaríamos frente a una de las primeras civilizaciones del Perú. Si seguimos excavando podríamos dar con vestigios anteriores a Chavín (1 000 A.C.), Caral (3 000 A.C.) y Ventarrón (4 000 A.C.), pues ni en los Andes ni en la costa se han encontrado templos tan antiguos y con estas características”, dijo al diario El Comercio el arqueólogo Quirino Olivera, al mando de la investigación.

Según las primeras investigaciones, los ancestros de la cultura Bracamoros, que ocuparon el extremo suroriental de Ecuador y el nororiental de Perú, habrían sido los que habitaron este lugar.

Los sectores conocidos como Montegrande y San Isidro localizados en la provincia de Jaén, que fueron utilizados como botadero público, sorprendieron al equipo arqueológico por la decoración de los muros, en los que aplicaban tierra de colores, y por las ocho fases de construcción con alineamientos perfectos que encontraron.

Además, entre las edificaciones de barro y pesadas piedras se hallaron 14 contextos funerarios que incluyen osamentas de neonatos y adolescentes, caracoles y conchas spondylus. Éste último elemento revela que hubo una relación con la costa ecuatoriana.

Según Olivera, la construcción de ambos templos data aproximadamente del año 2 000 antes de Cristo.

Las excavaciones en esta zona son parte de un programa de integración de Perú y Ecuador, que abarca las cuencas de los ríos Mayo, Chinchipe, Marañón, Utcubamba y Puyango-Tumbes.

Fuente: El comercio

Anuncios

Responses

  1. Civilización Prehispánica en el Antiguo Valle del Mapocho
    En busca de una Civilización Prehispánica en el Antiguo Valle del Mapocho, zona Central de Chile:
    Se descrubrió un indicio de una antigua Civilización Prehispánica bajo toneladas de cenizas en el Valle del Mapocho, en una zona que ahora se conoce con el nombre de Lo Prado, Cerro Navia y Pudahuel en la Región Metropolitana, Santiago, Chile. Los primeros indicios sobre esta cultura se encontraron por casualidad en el “Persa Teniente Cruz”(1) de la comuna de Pudahuel, donde un colero(2) vendía artezanías de cerámica de origen desconocido, con simbología y diseños no atribuíbles a Atacameños, Mapuches, Quéchuas, Incas u otras culturas de la zona o aledañas. Por un precio muy bajo fueron comprados dos artefactos arqueológicos al colero, conocido con el seudónimo del “Topo”, por su habilidad de hacer excabaciones en el sector aledaño a las riveras del Río Mapocho, para obtener sapolio(3). Los dos artefactos muy finos en su diseño y de colores bien conservados eran, uno de forma cónica con boca de pico de ave y de base cuadrada, el otro era un plato pequeño con orejas y pequeñísimas piedras formando una imagen humana. Con estos extraños elementos y sin un claro origen, su descubridor, por ahora anónimo, solicitó ayuda de académicos de la Facultad de Arqueología de una Universidad de Chile, donde se presentó, previa cita, llevando fotografías de los objetos, los que luego de horas de revisión y supuestos, no pudieron ser identificados por los expertos. Ante la infructuosa busqueda de información, la desepción de su descubridor fue muy grande, pero una luz de esperanza se cruzó en los pasillos de la Faculatad, un Académico le sugirió llevar los dos artefactos ante una Sociedad privada de Arqueólogos de Chile, donde expertos podrían dar sus opiniones sobre este hallazgo que a todos parecía muy importante. En la Sociedad de Arqueología estuvieron reunidos sus 12 expertos durante largas horas analizándo cada detalle de los artefactos y su origen. Los mismos profesionales, tomaron la desición de que los artefactos no eran de una cultura conocida en América hasta la fecha y que se debían realizar pruebas científicas sobre la antiguedad de los objetos, además de entrevistar al vendedor de los mismos. Pasaron varias semanas antes que se volvieren a reunir los Arqueólogos, el vendedor y el comprador. El “Topo”, fue convencido de reunirse con los científicos para contar el origen de los hallazgos arqueológicos, con la promesa de no comprometerlo en nada con la justicia (en alución a una posible querella por venta de objetos arqueológicos antiguos, cosa prohibida por ley de la república) y pagándole una alta suma en dinero por la información y su posterior silencio sobre el tema. Ese día se formó oficialmente el Comité “Civilización Prehispánica en el Antiguo Valle del Mapocho”. La información obtenida, identificaba 10 puntos distintos de extracción de objetos desde perforaciones, realizadas en las márgenes del río Mapocho, las cercanías del Aeropuerto Internacional Arturo Merino Benítez y la Avenida General Bonilla. Las excabaciones tenían un promedio de 20 metros de profundidad casi en contacto con el antiguo nivel de la tierra, la que fue cubierta por cenizas hace miles de años, luego de la erupción volcánica del Volcán Maipo. La mencionada erupción saturó de cenizas pricipalmente la zona poniente de la actual capital de Chile y destruyó toda vida animal y vegetal en el valle, fueron décadas de esta lluvia volcánica. Lo que no se sabía era de la existencia de una cultura tan desarrollada como la que se comenzaba a descubrir y que traería el cambio en nuestra história pre incásica e hispacica.
    Antecedentes geográficos y climáticos del antiguo Valle del Mapocho: Es sabido que antiguamente el curso del río Mapocho tenía 2 brazos, uno en su actual ubicación y el otro en lo que se conoció como la Cañada en la época de la Colonia, luego secado y llamado Alameda del Libertador Bernardo O’Higgins, pero miles de años antes eran cientos de brazos, creando un delta con abundante agua para el consumo humano, animal y el cultivo. Imágenes satelitáles facilitadas por la NASA(4) muestran las huellas de los antiguos cursos del delta del Mapocho que cubren desde la actual Avenida Vicuña Mackenna y Calle Pio Nono en Santiago hasta los faldeos de la cordillera de la costa. El antiguo Valle del Mapocho estaba cubierto en su zona oriental del grandes árboles como el Algarrobo(5) y otras especies que solo se pueden encontrar actualmente desde la VII Regíon al sur de Chile. Su clima no era como hoy en día, la temperatura media era de unos 15º grados celcius, con mínimas de 5º y máximas de 25º, las estaciones con mayor influencia eran el invierno y el verano. La humedad era mucho más alta por la gran cantidad de vegetación y abundante agua del delta del Mapocho. Los animales salvajes, aunque en abundancia se encontraban en la zona boscosa al oriente del Valle y son sus desendientes los animales que actualmente podemos encontrar en las zonas precordilleranas del sur del país.

    (1) Feria Libre donde se venden objetos usados y otros artículos
    (2) Vendedor sin permiso municipal que vende productos varios
    (3) Sapolio o Lejía es lo que se genera con la ceniza hervida y forma el hipoclorito de sodio
    (4) NASA Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio
    (5) Algarrobo, árbol que pertenece a la familia de las Cesalpiniaceas.
    Sociedad privada de Arqueólogos de Chile, Revista Nº002, año 1997


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: