Posteado por: Pedro | 02/12/2010

Pompeya se cae a pedazos

Pompeya se cae a pedazos

Trabajadores protestan por el desinterés del Gobierno italiano en la protección del yacimiento. :: EFE

Pompeya sufrió ayer otro derrumbe, aunque los dos muros caídos no tenían valor artístico, y lleva cinco en un año, tres en el último mes. La sensación general es que uno de los más importantes yacimientos arqueológicos del mundo se cae a pedazos. El presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, ha dicho que «es una vergüenza para Italia» -aunque Berlusconi opina que la atención de los medios forma parte de una conspiración- y la UNESCO envía hoy un equipo de expertos para «examinar el estado de conservación». El Ministerio de Cultura italiano le echa la culpa al clima. La superintendente de Pompeya, Jeanette Papadoulos, dice que desde que está en el cargo no ha parado de llover. Hay que decir, sin embargo, que llegó hace dos meses y se va a final de año, como muchos de sus fugaces predecesores.
El caos y el descuido en la gestión del recinto son en realidad la causa de fondo de la indignación nacional por lo que ocurre. Que también se mezcla con el momento político, pues el Gobierno de Berlusconi está al borde del abismo y Sandro Bondi, el ministro de Cultura, es un blanco magnífico por su inanidad. Pero no hay que darle muchas vueltas: cualquiera que haya ido a Pompeya sabe que es un desastre. Accesos demenciales, abandono, suciedad, falta de servicios, ausencia de información y personal… Ahora, simplemente, la urgencia insta a abordar el problema.
El daño más grave se registró el pasado 6 de noviembre. Se hundió la llamada Casa de los Gladiadores. Tenía frescos de gran valor, aunque desde el Ministerio de Cultura se restó importancia al incidente. No obstante, se admitió la precaria situación del recinto y todos los arqueólogos advirtieron de que habría nuevos derrumbes. Así fue: el lunes cayeron siete metros del perímetro de la Casa del Moralista, célebre por sus inscripciones con consejos que invitan a no desear la mujer del prójimo, no pegarse y lavarse bien. Y eso que había sido reforzado en 2008 tras dos años de trabajos, con un coste de 450.000 euros. Cultura aseguró que era un muro de la posguerra sin valor alguno, aunque otros expertos afirmaron lo contrario, y aclaró que tiene todo controlado… pero luego se ha sabido que se había caído antes, incluso hace un mes, pero no fue descubierto hasta ese día. Ayer, por último, un nuevo susto. «Vivimos una emergencia continua, si sigue lloviendo así todos los muros sin cobertura corren riesgo», admite la superintendente.
Una ruina económica
¿Cuál es el telón de fondo? Pompeya, con casi tres millones de visitantes, como El Prado, no tiene más porque su promoción y servicios son nulos, y aún así pierde tres millones de euros al año. Con las entradas apenas paga al personal y solo recibe siete millones de euros al año. Le harían falta al menos 500 empleados más, pero no se los puede permitir, y el mantenimiento es irrisorio. Sólo tiene nueve arqueólogos y tres restauradores. El absentismo de vigilantes es, según sus responsables, «increíble» y pulula de guías ilegales.
Hasta hace poco tenía un fondo sin usar de 80 millones, pero se evaporaron desde que el Gobierno de Berlusconi puso el parque bajo la administración de Protección Civil en 2008. Es una cosa rara que se ha hecho en Italia en los últimos años, asignar todo tipo de responsabilidades a este ente de emergencia, porque salta la burocracia y no debe rendir cuentas. Hasta que este año se ha descubierto que había detrás un gran sistema de corrupción con la adjudicación de contratos. En Pompeya el dinero se invirtió en obras muy discutidas por la comunidad científica, con acusaciones de querer convertir el lugar en un parque temático de vídeos y hologramas en el mejor de los casos, pero también con engendros como la transformación del Gran Teatro en lugar de conciertos.
Los recortes del Gobierno de Berlusconi a la cultura no ayudan. Según el arqueólogo Andrea Carandini, presidente del Consejo Superior para Bienes Culturales, en 2011 solo habrá 53 millones para todos los recintos arqueológicos de Italia. «Más o menos como la liquidación de un alto ejecutivo», añadió.

Fuente: El Correo

Anuncios

Responses

  1. La situación de Pompeya es catastrófica, pero es lamentablemente sólo el caso más visible de una política que no se preocupa por el patrimonio histórico de su país en ninguna de sus manifestaciones.

    Excelente Blog!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: