Posteado por: Pedro | 21/05/2011

Urdaibai rescata un nuevo pecio del fondo de la ría

Bajo las arenas de la ría de Mundaka han hallado los buceadores el navío, en una zona del canal del estuario próximo a los municipios de Sukarrieta e Ibarrangelu

Bajo las arenas de la ría de Mundaka han hallado los buceadores el navío, en una zona del canal del estuario próximo a los municipios de Sukarrieta e Ibarrangelu (DEIA)

Llevaban largo tiempo sondeando intensamente el lecho marino de la ría de Urdaibai, una comarca prolífica en hallazgos arqueológicos que hasta la fecha se habían sucedido, casi en exclusiva, sobre tierra firme. Pero un equipo de investigadores submarinos ha encontrado bajo las arenas de la bocana -más concretamente, entre las localidades de Ibarrangelu y Sukarrieta- los vestigios de una embarcación de madera de 11 metros de eslora que, a falta de efectuar unas investigaciones más exhaustivas que puedan aportar algo más de luz, podría haber surcado a vela el interior del estuario entre los siglos XVIII y XIX.

La Diputación Foral de Bizkaia ya se ha puesto manos a la obra para determinar con la mayor fiabilidad posible las características del pecio, que es el segundo que se rescata en las dos últimas décadas de las arenas de Urdaibai. En 1998, se halló en Urbieta una embarcación del siglo XV que fue presentada como el barco más antiguo del Cantábrico y que fue localizado aguas arriba durante unas obras de dragado de la ría a la altura de Gernika-Lumo.

En el nuevo hallazgo, los arqueólogos protagonistas preservarán en primer lugar el espacio en el que ha sido encontrado. No en vano, ya han activado el protocolo de actuación del Servicio de Patrimonio Histórico del área foral de Cultura, que tiene como objetivo evitar que ningún elemento externo altere tanto los restos que serán recuperados como el perímetro del lecho submarino bajo el que está enterrado.

Y es que, además del pecio de Urbieta, el canal de la ría de Mundaka también ha guardado durante largos años los restos de esta embarcación histórica. En este caso, de madera, que surcaba las aguas propulsado gracias a una vela, y de aproximadamente 11 metros de eslora. Se ha hallado con el casco partido en dos fragmentos, según las fuentes consultadas por DEIA. El navío se encuentra enterrado en el cauce de la ría, en una zona ubicada entre la isla de Txatxarramendi -en Sukarrrieta-, la playa de Laida y la zona de Arketa -en Ibarrangelu-.

De igual forma, las inmersiones efectuadas por los expertos hasta la fecha han determinado que son apreciables una sobrequilla de siete metros de longitud, las varengas de un costado -cuadradas, de unos 25 centímetros de grosor-, parte del palo y otros restos de maderos, y la tablazón de la cubierta del navío. Asimismo, tal y como ha podido saber DEIA, el estado de conservación del navío antiguo es, según las primeras impresiones, “bueno”.

TRES CAÑONES Pero además del propio barco, en su entorno submarino inmediato también se han topado con algunas sorpresas. Los investigadores que han sondeado el fondo han podido hallar un ancla y tres cañones de hierro, ubicados sobre lo que se cree que es parte de la nave que aún permanece enterrada en la arena. Las piezas de artillería tienen una longitud de dos metros. Sin embargo, objetos como el encontrado no solían formar parte del equipamiento de este tipo de navíos, por lo que los expertos se inclinan, a falta de realizar estudios más concretos que podrían arrojar luz sobre la actividad del pecio, por que podrían haber sido parte de la carga que transportaba.

Verificado el alcance del hallazgo en una fase inicial, el protocolo de actuación activado por la Diputación Foral de Bizkaia tendrá como principal misión evaluar en mayor profundidad las características del pecio. El primer paso será la grabación de un vídeo profesional para determinar el estado de conservación del navío antes de comenzar a actuar bajo un fondo marino que está cerca de la ensenada de Portuondo -entre Sukarrieta y Mundaka-, otra área del litoral de Busturialdea en la que aparecieron restos arqueológicos, aunque bastante anteriores en el tiempo. Otra investigación llevada a cabo en 1986 desenterró evidencias de la época romana.

La segunda fase de la intervención del pecio encontrado recientemente podría tener una duración de un mes y consistirá en el trabajo más técnico. Los investigadores levantarán un plano del fondo y un croquis de los materiales que están ya detectados, redactarán una ficha técnica de cada uno de los vestigios y realizarán una detallada colección de fotografías de los restos encontrados. Por último, también efectuarán una prospección magnética para fijar sobre plano todos los objetos metálicos que estén bajo la arena. Estas labores permitirán desenterrar del fondo del estuario la información necesaria para determinar con mayor fiabilidad el tipo de embarcación, así como su datación y conservación.

Será entonces, recopilados los datos principales, cuando se determinará si el pecio de 11 metros de eslora será desenterrado o no, algo que a día de hoy resulta imposible adelantar. Aunque, en todo caso, sí que se procederá a su excavación, principalmente para recoger la información sobre la nave y conocer la carga que podría transportar. Por último, la entidad foral dará a conocer en breves fechas los primeros resultados de un descubrimiento que vuelve a poner de manifiesto que la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, ya sea en tierra o bajo sus aguas, es el paraíso de la arqueología de Bizkaia

Fuente: Deia


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: