Posteado por: Pedro | 06/03/2012

De Tharsis a Munigua: arqueología alemana ‘made in Spain’

El Instituto Arqueológico Alemán vuelve a abrir sus puertas. Será el próximo 12 de marzo cuando se corra el telón. Ese día, su presidenta Friederike Fless pronunciará la conferencia “Fronteras de Roma” y dará por iniciada una nueva era tras un paréntesis de 19 meses de reformas en su sede madrileña.

Desde su fundación en marzo de 1954, la delegación española del Instituto(creado en 1829 en Roma) ha sido un ejemplo de hiperactividad arqueológica. Con dinámica de embajada cultural, el número 159 de la calle Serrano lleva años ejerciendo de foro arqueológico entre españoles y alemanes.

Integrados en el tejido institucional y científico español, los miembros delInstituto son referente indiscutible en sus especialidades. La directora del Instituto, Dirce Marzoli, y su director científico, Thomas Schattner, tripulan desde hace tiempo una aventura implicada en la producción científica, la promoción de becas y la puesta en marcha de ambiciosos proyectos arqueológicos.

Con su modélica biblioteca (una de las tres bibliotecas especializadas más importantes de España), el Instituto es considerado como un centro científico de primera línea. Actualmente, los proyectos arqueológicos son su mejor aval. Destacan los del yacimiento fenicio de Los Castillejos de Alcorrín (Manilva, Málaga); el enclave tartésico de Tharsis (Huelva); el asentamiento fenicio de Mogador (Marruecos); la ciudad romana de Munigua (Villanueva del Río y Minas, Sevilla); los jardines de época califal de Ar-Rumaniya, en Córdoba; el santuario de Monte do Facho (Vigo); y el estudio del Tesoro del Delfín, custodiado en el Museo del Prado. En Portugal, el complejo calcolítico fortificado de Zambujal (Torres Vedras, Portugal) es el proyecto estrella, junto con los acometidos en los santuarios de Alandroal y Cabeço das Fraguas.

Yacimiento fenicio de Los Castillejos de Alcorrín (Manilva, Málaga)

 

El interés por nuestras excelencias arqueológicas (también las portuguesas) no es nuevo. El epigrafista Emil Hübner, en el XIX, o los arqueólogos Adolf Schulten y Hugo Obermaier, en la primera mitad del XX, ya se sintieron abducidos por las ruinas peninsulares. Algunos han advertido visos de “colonialismo científico” en el temprano interés alemán por nuestro patrimonio histórico-arqueológico. Unos prefieren llamarlo patrocinio; otros, intercambio científico o proyección cultural. Lo que es innegable es que varias generaciones de arqueólogos se han formado al calor del vanguardismo científico germano.

Lejos quedan ya aquellos años del primer tercio del XX, cuando los primeros becarios españoles (Pedro Bosch-Gimpera, Martín Almagro Basch, Antonio García Bellido o Alberto del Castillo) pusieron rumbo a tierras prusianas, conscientes de lo que se perdían si se quedaban a estudiar en España. El espíritu receptivo de la Institución Libre de Enseñanza y el krausismo procedente de Alemania habían despertado en nuestros jóvenes investigadores las ansias aperturistas.

Hoy, el Instituto Arqueológico Alemán ha echado raíces aquí, en Madrid, tras casi 60 años trenzando contactos, estrechando vínculos, promoviendo becas, lanzando publicaciones, alentando proyectos y asumiendo retos de todo tipo. El último, la creación de la flamante Asociación de Amigos del Instituto Arqueológico Alemán, nacida hace tres años con el objetivo de promocionar, conocer y compartir el legado artístico-arqueológico en el marco de las actividades del Instituto. Cuenta ya con cerca de 200 miembros.

Fuente: El Confidencial


Responses

  1. Me gustaría que alguien me dijera en que consiste el “enclave tartesico de Tharsis”. En la fuente de “El Confidencial” solo se nombra a Tharsis. Y tengo que decir a quien escribió esta noticia que en esas minas llamadas así mismo , minas de Tharsis, en el término municipal del pueblo de Alosno, en la provincia de Huelva, este nombre lo dió el descubridor de dichas minas en los años primeros sesenta del siglo XIX. La “h” intercalada la pusieron los ingleses que fueron los que trabajaron y explotaron dichas minas.

    El libro de Adolfo Schulten, se llama “Tartessos”, quièn investigó sobre el posible enclavamiento de la Metropoli de los tartesios siguiendo las fuentes y escritos de los geógrafos y escritores sobre todo griegos y tambiçen romanos, entre Huelva y la desembocadura del Baetis. Vean tambien quien fué el geografo que situó al pueblo Iberis a la margen derecha del Tinto y al Tartessis en la margen izquierda.

    Antonio

  2. Las últimas obras escritas por vecinos del mismo Huelva. poseedores de varias licenciaturas que dan seriedad suficiente al tema,sobre los enclaves en el mismo Huelva, vestigios, nuevas excavaciones, y en lineas generales todo lo encontrado sobre Tartessos y Fenicios, en el habitat protohistorico de la ciudad, se llaman:

    1.- Del Occidente Mitico Griego a Tarsis-Tarteso
    2.- El emporio fenicio precolonial de Huelva
    Edita: Biblioteca Nueva
    Dos libros muy documentados y por consiguiente sumamente interesantes sobre el tema.
    Saludos. Antonio


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: